martes, 14 de febrero de 2012

Amor mio

Déjame quererte, amor mío,
que no me has perdido.
Cruzando palabras,
es como yo te he querido.
Recíproco amor, es el que yo he sentido.
De utopía en utopía se anda el camino,
haciendo futuro, para tu amor y el mío.
Atenderé tu mirada, te haré un guiño.
Tu correrás a mi lado,
aunque sólo seamos amigos.
Tendrás  toda la vida, el vigor de mis brazos.
Viva me sentirás a tu lado,
iluminando tus noches,
para que no seas desgraciado.
¡Mírame, soy la de siempre…!
Tu y yo somos gigantes.
Nos abrazan las pasiones…
¡No!, no somos de barro.
Estamos en lo infinito, en el crepúsculo…
No existe para nosotros el olvido.
No nos abraza el cansancio.
Estamos en el presente,
con este amor que sentimos.
¡Calla, calla…y vamos…
Estoy a tu lado cuando el sol calienta tu playa.
Te acaricio con la brisa, voy rozándote en la nada.
¿Recuerdas mis dedos, cuando nos dimos la mano?
Amor mío, yo vivo en tus labios.
Sigamos soñando, sólo a si podremos amarnos.
Estas en mi tiempo infinito, vivo a tu lado.
¿Me estas recordando?
No dejes que pase…
Nunca te he abandonado,
te sigo tomando la mano.
No es contradicción, es… eterno.
Amor sin consumarlo.
Lo nuestro es un amor callado. 
Sólo son cosas mías

3 comentarios:

Aldabra dijo...

Amores callados, fuertes e inextinguibles… perfectos, ¡pero cuanto duelen!

bqñs,

Antonio dijo...

Toda mi ternura es el camino hacia tu casa.

Cristopher dijo...

Bellísimo... simplemente bellísimo.
Perdona si mis palabras son cortas, solo es que me trae tantas memorias, y en la exactitud de tus palabras siento como de amar... me nacen nuevas ganas.
Me veo limitado solo a decir que son hermosos tus escritos, son verdaderamente hermosos.