miércoles, 14 de abril de 2010

Quejido

Algo está delante de mis ojos,
que es como un quejido.
Es una pena que se rompe en trozos.
Es un recuerdo, es tiempo...
Es algo que quema, es algo que mata.
Que hace temblar el alma, es el tiempo que pasa.
Es la puerta entornada de mi casa.
Son otoños no olvidados.
Es, no poder esperar más
y… aguardar en silencio
lo invisible que palpo.
Mezcla de sentimientos
pasados que me traen sus cantos.
Hierven los años que he vivido a su lado.
Son gotas de lluvia de estrellas,
mormullos distantes.
Tormentas que rompen el alma.

Sólo son cosas mías.


7 comentarios:

eva dijo...

es todo lo q esta ante mis ojos...

Albino dijo...

No me hables de quejidos en estos dias y tu sabes bien la razon.
En realidad no me quejo de dolor, pues afortunadamente no lo tengo, ni de posibilidades intelectuales pues las tengo y las puedo ejercer todas.
Me quejo de de la incapacidad para moverme a mi gusto, algo que no llegué a apreciar en lo que vale cuando me movia y que espero recuperar.
Estas palabras no tienen que ver con tu hermoso poema que es mas espiritual que mis materialidades.
Pero en mi tambien existe el quejido y se que lo comprendes.
Biquiños agarimosos

gerardo omaña dijo...

Siempre habrá en ti un halo que endulza y enamora.
Besitos para tu alma.

PD:Has sido premiada en IMAGINARIA.

Darilea dijo...

Hay quejidos en el alma, que sólo los entienden corazones ajados.
Un besito Muxica

Elizabeth Wojnarowicz dijo...

Hay "tormentas que rompen el alma", pero siempre...Después de la tormenta sale el sol!
Beso grande.

Maria Coca dijo...

Tormentas que rompen el alma en mil pedazos. Un quejido de poesía que es arte.

Besoss

mera dijo...

Vengo, puntual,
a enredarme en tu palabra.