sábado, 31 de octubre de 2009

Otoño

Se acorta la tarde.
Danzan gotas de agua
en los cristales.
La hierba se moja por el roció.
Lloran las tardes tristes
por el sol que se va.
Tardes cubiertas de oscuridad.
Es otro tiempo que llega,
abrazándonos de nostalgia.
Árboles que danzan
al compás del viento.
El verano se fue sonriendo,
y un musgo verde alfombrará
nuestros caminos.
Los chopos se reflejarán en los ríos.
Teñida de ocres llegará la mañana fría.
Tardes de melancolía y poemas triste…

Sólo son cosas mías…


miércoles, 28 de octubre de 2009

Contrariada

Es tan tremenda mi pena, que impúdico me parece sacarla al aire.
Es tan duro el tiempo que hace nacer mi pena, que pecado me parece vivirlo.
Es tan fuerte mi olvido, que terrible me parece mi indiferencia.
Es tan fuerte mi dolor, que apaga mis esperanzas de vida.
Es tanto...tanto...como no estar aquí.

Es mi lágrima rebelde la que llama.
Es mi sangre contrariada.
Es el amor que no es nada.

Yo soy la que reclama,
la que ha dado a la nada.
Soy la irreconocible, que no abriga el perdón en su alma.

Hoy soy así, mañana no se.
Sólo son cosas mías...

lunes, 26 de octubre de 2009

Suavemente


Suavemente olvidé tu nombre,
pasando de la ternura a las sombras.

Suavemente suelto tu mano,
tejiendo un hilo de silencio.

Suavemente balbuceo un te quiero.
mientras hablan las piedras.

Suavemente entorno la puerta,
mientras voy de camino a la indiferencia.

Suavemente me despido,
mientras agito el pañuelo del adiós.

Suavemente te perdono,
y pongo en el silencio mis preguntas.
Sólo son cosas mías…

viernes, 23 de octubre de 2009

Destino


Como tú lo quisiste, amor.

Viviremos en el silencio
huyendo de nosotros mismos.

Seremos dos sombras mudas
en busca de un destino.

Te guardaré en mi escritura
entre tu soledad y la mía.

Esconderé tus rosas
en el olvido.

Como tú lo quisiste, amor.

Sólo son cosas mías…

miércoles, 21 de octubre de 2009

Retándome

Regresé a la casa de la montaña. Quería ver la tormenta desde mi ventana.
La lluvia golpeaba los cristales como queriendo lavar mi cara.
Los árboles mecidos por el viento se divisaban muy frágiles al doblar sus ramas.
Era la misma tormenta de hacia años. Estaba allí y me miraba como queriendo mojar mi cara. La veía al iluminarme con sus rayos, como retándome a tocarla.
Cegaba mis ojos. Vencí su furia al mirarla. Era la misma de siempre que me esperaba.
Seguía las huellas de mi infancia. Yo esta allí, me aterraba.
Sentía su olor. Mientras se agitaba me vencía.
Sus rayos se dibujaban como dragones retorcidos en las laderas de las montañas.
Era la misma tormenta que me esperaba rebotando contra mi infancia.
Y… yo estaba allí.
Sólo son cosas mías…

domingo, 18 de octubre de 2009

Evidente

Cuando el abrazo se congela en el camino
y no conecta los sentidos…

Cuando el corazón no siente ya.
Cuando no hay más que frío.
Cuando falta la necesidad…

Cuando se hace evidente la certeza…
No insistas ¡déjalo ya!
El amor no se va a despertar.

Apriétate con tus brazos,
llena el vacío,
y acostúmbrate a olvidar.

Sólo son cosas mías….

martes, 13 de octubre de 2009

Quimera

Tus besos cegaron la tarde.Mi perfume empapó tu camisa.
Tus bordes como macizos carnosos
me empujaron al deseo.
Nos batimos en quimeras
desde las esquinas del tiempo,
olvidando
nuestros techos.
Nos juntamos entre nubes
en medio de un desierto,
haciendo
de la rama nuestra cama.
Embriagados por el vino del deseo
vestimos de ritmo nuestros
cuerpos,
meciéndonos en el columpio del deleite.
Desde mi boca descifré los secretos de tu cuerpo
succionando tu alarido,
haciendo de tu cuerpo mi alimento
.
Nos hablamos con el lenguaje del deseo
como animales
hambrientos,
perdiendo nuestro lugar en el espacio.
Resbalamos por las aguas de setiembre
mientras… el deseo se lleno de silencio
llenándonos de pedazos de gozo
,
agrietando nuestros labios.
Nos volvimos decadentes,
nos dormimos distantes
y pocas veces nos vemos a lo lejos
.
Esculpimos nuestro deseo
en la piedra
del pasado,
dejando arrugadas nuestras almas.

No quedó nada,
sólo la mordedura del
tiempo.
Sólo son cosas mias...

martes, 6 de octubre de 2009

Con esperanza

Regálame una poesía
en donde se escuche un abrazoDame tu mano con esperanza,que tienda un arcoEscribe con tus dedosen mis labios,que voy apagar la lámpara.
Reclina tu cuerpo en mi brazo.Agazápame en la nocheentre el silencio y el ocaso.
Que voy amanecer contigo,
aunque el tiempo sea limitado.
Sólo son cosas mías…

domingo, 4 de octubre de 2009

Si la vida

Si la vida me cruzara contigo,
se tildarían las letras arrinconadas.
Si las cosas se pusieran a nuestro lado,
la vida se haría palabra.

Quizás encontraríamos, si la vida nos cruzara,
esa palabra adecuada;
aquella que sabe bien de que hablamos,
aquella que acerca la sed de nuestras almas.

Si la vida nos cruzara, quizás...
nos tenderíamos la mano,
aquella que una vez nos cruzamos
y suavemente acariciamos.

Quizás… si la vida no pasara,
seriamos dos palomas
que pasean por la aurora
y quizás… no callaras.

Si la vida nos cruzara...

Sólo son cosas mías...