viernes, 2 de abril de 2010

Mi abuelo

“Abuelo es memoria.”


Mi abuelo era muy alto. (No se si lo era yo lo veía así) Siempre con su traje negro (no se si era negro, yo lo veía negro) Para mi abuelo estar sin su sombrero era como estar desnudo, escondía sus ojos bajo el ala de su sombrero, yo sí podía vérselos como era muy chiquitina le miraba desde abajo,me enroscaba en sus piernas y le pedía caramelos el lo solucionaba con un terrón de azúcar. Era ciego, no se porque se tapaba los ojos con el sombrero…
La habitación de mi abuelo huele a manzana, no se va el olor del antiguo armario empotrado donde él las guardaba, para sorprendernos en el invierno con reinetas arrugadas.
Yo le hacía cigarros a mi abuelo y me guardaba uno, el no se enteraba, o le decía que me dolía una muela y me lo quedaba.
Jugamos… nos buscaba, nos metíamos debajo de las camas el con su bastón trataba de encontrarnos.
Como era ciego no veía las monedas, yo le cogía la más grande, creía que lo engañaba.
Mi abuelo cantaba, se creía que no lo escuchaba.
Recuerdos dulces de abuelo…El abuelo está en mi memoria. El abuelo vive en olor de las manzanas arrugadas.

Sólo son cosas mías

11 comentarios:

(MAMA MIA) dijo...

Hermosísimo relato!!! Estamos en sintonía. Visitá mi entrada "el paseo predilecto" y leerás mi historia del abuelo Frañu.Está en el blog POCAS PALABRAS www.palabrasdeli.blogspot.com. Beso grande y Felices Pascuas.

eva dijo...

muchas de estos sentimientos, yo los tengo, me vi en tus palabras

mariajesusparadela dijo...

Hace bien poquito que yo hablé de mi abuela. Sí, en esta semana.
No mueren mientras estén en nuestra memoria.

piruleta dijo...

precciosas palabras, querida amiga.
siempre sorprende tu profunda emotividad y cariño.
los abuelos marcan como una mano tendida...
solo conocí a mi abuela de madre y enfermó de alzheimer, pero si conocí los abuelos de mi mujer, mis abuelos... el "iaio" como le decíamos, murió antes de casarme con su nieta... pero la "iaia" vivió hasta hace unos tres años, que falleció, con 99 años de edad... eran unos abuelos ejemplares sin apenas nada, sencillos y humildes pero felices... muy felices...
tanto que se notaba en el ambiente de casa...
gracias por escribir y gracias sinceras potr tu maravillosa amistad
lluis

Albino dijo...

<Me alegra que puedas tener estos recuerdos de tu abuelo, porque hoy marcan tu memoria de forma muy positiva.
Lamentablemente yo no conocí abuelos. Tres habían muerto antes de que yo naciera y el cuarto, padre de mi madre, se murió cuando yo tenía tres meses.
Y tampoco soy abuelo.
Biquiños agarimosos, a la pata coja

Rosa María dijo...

Los olores, serán los recuerdos constantes de las reminiscencias más lejanas unidas siempre al sentimiento del amor. Tú has fijado el olor de las manzanas en la carencia física de tu abuelo... La ley de la supervivencia está siempre en alza en el ser humano; unos la captan por su sensibilidad y otros ni la huelen estándo muy próximos.
Mil bicos.
Rosa María

Maria Coca dijo...

Recuerdos cargados de imágenes, colores y olores. Recuerdos de vida que siempre viven y vivirán junto a uno...

Un beso.

Marga Fuentes dijo...

Qué recuerdos tan entrañables tienes de tu abuelo.
Los abuelos son una pieza fundamental en nuestra niñez.
Muy bien relatado, Muxica.
Gracias por tus palabras tan cariñosas en mi post.
Un beso y un fuerte abrazo,

Darilea dijo...

Mi abuela era ciega, yo no la conocí pero he podido verla muchas veces en las palabras de mi madre amasando pan.
Un besito.
Pd: Esas raíces de la memoria.

Piedad dijo...

Bonitas letras para recordar a tu abuelo. Cuando se es pequeña siempre quedan imágenes y recuerdos inolvidables que perduran toda la vida.

Saludos...

Tesa dijo...

Me alegra volver a encontrarte, y me agrada comprobar que sigues ahí, con toda la ternura de siempre y más oficio en escribir, cada vez lo haces mejor.

Me perdí un rato entre tus poemas, pero me quedé encandilada de este fresco retrato del abuelo y de su habitación con olor a manzanas.

¡¡¡Maravilloso!!!

Mímate mucho.

Un placer volver a leerte. Besos,