jueves, 27 de diciembre de 2012

Surcos

 
 
Desde mis días te despido.
Me voy por la vida con tus cenizas.
 
Quedan tus pisadas esquivas
donde nacen las lilas.
 
En el tacto de una piedra.
En la placidez de la tarde.
Donde tú regresaste aquel día.
Donde quise escribir un poema.
 
Dejaste escrito tu silencio
en los surcos de mis manos.
 
Donde prometiste un regreso
y pusiste un poco de vida.
El tiempo, rompe el mismo tiempo,
haciendo hilos en el medio del bosque.
 
Las piedras dejaron surcos en los ríos,
y regresé para borrarlos.
 
Sólo son cosas mías


4 comentarios:

Jesús García dijo...

Me queda una duda, ¿se fue porque quiso o se lo llevó la vida?. En cualquier caso me ha conmovido. Gracias por todos los minutos de amor que nos haces pasar.

muxica dijo...

JESÚS TU SABES QUE POESIA ( SI SE PUEDE LLAMAR ASÍ) NUNCA TIENE FIN...irte PORQUE QUIERES ES IGUAL A QUE TE LLEVE LA VIDA (respondo COMO BUENA GALLEGA, a QUE SI?

muxica dijo...

perdón por las letras!!

Jesús García dijo...

Yo tambien lo soy. Un gallego desterrado pero al fin y al cabo gallego. Prefiero que las personas vuelen a que se las lleve el viento.