sábado, 10 de septiembre de 2011

Instante


¿Es el deseo un sueño?
Te ame primero con mis ojos, luego con toda mi ternura.
Y ahora sólo estás en mi memoria...
Apenas fuimos un instante. Ya casi ni te percibo.
Cuando giro al infinito me estremezco, entro en abismos, y no sé qué hacer con lo que siento recordándote…

Sólo son cosas mías

4 comentarios:

Nerim dijo...

No importa lo que dure un sueño, lo verdaderamente importante es tenerlos.

Ha sido una alegría verte por mi blog, espero que sigamos en contacto.

Un fuerte abrazo

pizarrapilar dijo...

Que bonito

Trapitos al Sol. dijo...

los abismos son siempre misterio y desafío

Aldabra dijo...

El deseo no es un sueño, se desea de verdad y suele ser de una forma muy intensa, tan intensa que nunca se olvida.

Lo peor es intentar olvidar porque es imposible; lo más sensato, creo yo es arrinconar a esos recuerdos en un lugar de la memoría donde poco a poco vayan dejando de doler.

Pero son cosas mías.

;-) [el guiño es porque copio tus palabras y las hago mías]

biquiños,