miércoles, 19 de agosto de 2009

Mustia

Una tarde como los pájaros volaste libremente,
posándote en una rama mustia.
Me empujaste con tu mano astuta,
cerrando mis parpados que suspiraban por abrirse en segundos.

Una tarde despertaste mis hojas dormidas por el tiempo
y libres caminanos por el aire,
precipitándonos en tibios cánticos de placeres incompletos.

Solo son cosas mías…

9 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

En esa tarde vuelo de tus versos me encuentro y me doblego ante tu espacio.

Me gustó.

Saludos fraternos
Un abrazo muy grande

rblanco dijo...

Hermoso y profundo poema, Muxica.

Un abrazo

Sofi

Horabaixa dijo...

Este poema tiene un encanto especial con su ligereza,se palpa la delicadeza y una cadencia cantarina.Me gusta.
En la palabra "caminamos",la tecla te hizo una jugada,a mí me pasa continuamente,ya se me rebela el portátil.
Me llama mucho la atención "tu mano astuta" por el contraste con la suavidad del resto.

Tuve que cambiar mi nombre porque tengo un par de familiares que desde hace un año me han hecho la vida imposible utilizando mi blog en mi contra,ahora necesito que me pierdan la pista,mi hija tuvo que hacer lo mismo.
No sé si tengo tu correo,mandé un mail a todos mis contactos.
Quería comentarte que he perdido el acceso a tu otro blog.
Y,en serio,este poema me atrae especialmente.Enhorabuena por esa sensibilidad que tienes.Besos

mariajesusparadela dijo...

Bonitos versos.
Vengo además a contestar a tu pregunta. El uniforme es de las Doroteas de Pontevedra, no dedonde tu pensabas. La foto es del año1956...ha llovido.Sobretodo en esta nuestra tierra.

mardelibertad dijo...

Muy bonito tu poema
Besos

Albino dijo...

Recupero las "cosas tuyas" con este breve poema lleno de contenido, que para eso no hacen falta demasiadas palabras, sino demasiados sentimientos.
Y comparto todo lo que expresas.
Biquiños

noel dijo...

bellas y armoniosas..

noel dijo...

yo tb te aprecio mucho desde siempre... en mis cambios de las pocas amigas q llevo siempre conmigo es a ti, y lo hago de corazon..

Conchi dijo...

Me gusta seguir paseando por tu blog y leerte. Muchas veces no te dejo comentario, me faltan las palabras.
Hoy me llevé una gran sorpresa y sentí una inmensa alegría cuando encontré en mi blog un comentario muy especial, en los trabajos de mi padre.
No sé dónde estás, ni sé cómo eres, no te conozco personalmente, pero hemos compartido algunos momentos que para mí fueron importantes, y te siento cerca.
Seguiré leyéndote.
Cuidate, que pronto llega el frío...
Un abrazo
Conchi